domingo, 15 de abril de 2018

MARATÓN ATLÁNTICA 2018

Este domingo 15 de abril se disputó en la ciudad herculina la VII edición de la Maratón Atlántica de La Coruña, que en esta ocasión ofrecía una vez más la posibilidad de participar en un 10 kms.
 Con Paco, antes de la salida. Lamentablemente el recorrido era en dirección opuesta y no pudimos animarnos en carrera. Este es uno de los errores de la organización, que divide a los participantes y animadores.
 Con Paco Bao y José Vidal
 Con Victor Vázquez, David Nemiña, Paco Bao, José Vidal y Emilio Pereira, entre otros. Tambie´n saludamos en la saluida a mi buen amigo y compañero de profesión Carlos Menéndez, Jose Antonio Pérez, así como a un barquense de pro, Angel García Santalices, hijo de Xelo de Tremiñá, que debutaba en la distancia y que lo hizo fenomenal acabando en 4h 24´
 Otro punto a mejorar fue la puntualidad, ya que la salida se demoró más de veinte minutos, con los atletas recluidos en cámara de llamadas. Aquí, nada más salir, siguiendo al "César", Fernando Suárez, que acabaría cerrando la clasificación, y seguido por dos buenas maratonianas, Elena y Rocio.
Enseguida me junté con Nando Martínez, un fisio vigués debutante en maratón y con quién compartí muchos kilómetros de animada conversación y esfuerzos.
 La mañana estaba agradable, en torno a los 11 grados y alternaba sol y ratos de nubes. Por el Orzán, a ratos soplaba un molesto viento racheado.
Fuimos juntos hasta el km 25.

 Aquí, aún en la primera vuelta al recorrido trazado sobre 14 kms.
 El barquense Angel García (dorsal 574) luchando como un campeón.
Jose Antonio Pérez, que lleva ya 12 maratones este año, y Carlos Menéndez, habitual de las maratones de Coruña y Madrid.
 finalizando la primera vuelta, en animada compañía.
 Fernando Suárez conduciendo a sus legionarios, a los que siempre anima desde hace años en esta maratón coruñesa.

 Corriendo a ritmo constante, íbamos cubriendo kms un poco por debajo de las seis minutos y medio.


 Ya empezando la segunda vuelta, Nando comenzaba a tener dudas sobre su resistencia, ya que nunca había pasado de una media.
No obstante, seguíamos entendiéndonos perfectamente y corriendo juntos.

 Por la plaza de Pontevedra, cruzándonos con otros atletas.
 Ya corriendo solo camino del 27, manteniendo el ritmo previsto.
Me encontraba fenomenal y empezaba a ver la posibilidad de aproximarme a las cuatro horas y media.

 Lamentablemente, al paso de la segunda vuelta, un plástico mal colocado por la organización se me enredó en la zapatilla y me pegué un costalazo de espanto. Tras un par de minutos en el suelo asistido por los sanitarios, me reincorporé bastante dolorido a la carrera.
 Tras la caída y con la rodilla derecha malherida, mi ritmo se resintió y perdí parte de lo ganado.



Aún así, conseguí llegar a meta en 4h 38´y 57", en el puesto 647 de los 663 que finalizaron. Mi compañero Nando Martinez entraría poco después en 4h y 54 minutos, lo que resalta su extraordinaria capacidad de superación.
 Prueba superada, mi 114 maratón finalizada. No pude ver en meta a Paco, pero sé que finalizó sus diez kms en 1 hora y nueve minutos, lo cual está muy bien, teniendo en cuenta que su circuito tenía buenas subidas y que hace solo una semana que finalizó con Miguel la maratón de Roma.
Como siempre, gracias a nuestras esposas, Raquel y Marta, que no dejaron de apoyarnos en todo momento. Ellas son nuestras mejores fans.

miércoles, 11 de abril de 2018

XXIV MARATONA DI ROMA 2018


El 8 de abril se disputó la Maratón de Roma 2018, hasta allí nos desplazamos  Paco y Miguel en compañía de nuestra “ Legión de Animadoras” a participar en esta XXIV edición.



El viaje comienza el 4 de abril con destino a Madrid para pernoctar en un hotel próximo al aeropuerto, ya que el vuelo a Roma, que era el primero de la mañana, nos obligó a madrugar; a las 4 de la mañana ya estábamos en la terminal. Pero mereció la pena a las 10:30 ya habíamos dejado la maletas en el hotel y nos dirigíamos a la feria del corredor a retirar los dorsales. 










Cuando llegamos apenas hacía una hora que había abierto y con poca afluencia de corredores, nos permitió disfrutar de la misma sin agobios.






Ya de retorno al hotel y tras un pequeño descanso comenzamos la visita de esta hermosa  ciudad en cada esquina, en cada calle, en cada rincón... te encuentras una plaza, una fuente, un monumento , una iglesia, un “Vaticano”...que decir ¡Roma es toda ella un museo! 













Una pena que la masificación turística no permite disfrutar completamente de sus encantos, curiosamente esto mismo, me dio la oportunidad de conocer a Maximiliano un joven trotamundos argentino con quién coincidí de camino al Coliseo para comprar la entradas antes de que colapsarán las taquillas.



Tras tres intensas jornada por fin llego el día de la carrera, de camino a la salida compartimos unos momento con Jesús un maratoniano madrileño que afrontaba esta maratón tras varios meses de parón por una fascitis, esperamos que haya disfrutado de la carrera sin molestias.






A las 8:52 se daba la salida al cajón que teníamos asignado, tras 4 minutos pasamos por debajo del arco de salida e iniciamos la maratón. 








Dejamos a la espalda el Coliseo y el Foro Romano sentido a la Piazza Venezia, rodeamos el monumento Vittorio Enmanuelle II y a derecha e izquierda vamos dejando la Scalinata dell'Ara Coeliel, el Campidoglio, el Teatro Marcello,...hasta llegar a la Piazza della Bocca della Verità, desde donde subimos hacia el Circo Massimo flanqueados por el Palatino. A partir de este punto nos esperan unos kms entre calles vacías y con un recorrido rompepiernas con continuas subidas y bajadas. Durante estos primeros kms la temperatura es agradable y nos permite rodar ligeros, pero conscientes de que hay que guardar fuerzas ya que la jornada amenaza con ser calurosa. Hacia el km 6 nos sorprende la mejestuosidad de la Basilica Papale San Paolo fuori le Mura y a partir de este punto giro de 180º y paralelos al Tiber de nuevo en dirección a la Piazza della Bocca della Verità, camino hacia el Vaticano vamos dejando atrás la Isola Tiberina, el Trastevere, el Castel Sant'Angelo y por fin un giro y nos encontramos en la Via della Conciliazione con las vista de la Basilica di San Pietro al fondo de la avenida, es inevitable pararnos a hacer fotos recibir los ánimos de Marta, Merce e Irene.






Retomamos la marcha y al entrar en la plaza del Vaticano podemos oír la voz del Papa Francisco; ya que ese momento se estaba celebrando una misa en la plaza oficiada por el mismo Papa. 




A partir de este punto nos dirigimos hacia la media maratón y empezamos a ser consciente de que en la segunda parte el calor nos va a castigar, como así fue, ya empezamos a encontrar las primeras víctimas de un Sol implacable. 






A partir del km 25 decidimos administrar las fuerzas y rentabilizar los casi 30 minutos que llevamos ganados para bajar de las 6 horas, haciendo un km andando y otro corriendo para reservar las fuerzas hasta el km 36, momento en que el recorrido entra de nuevo en el centro, atravesando las plazas más emblemáticas de Roma como la Piazza Navona, la Piazza Venezia, la Piazza del Popolo y la mítica Piazza di Spagna donde no nos podemos resistir a hacernos una foto con la escalinata a la Piazza della Trinità dei Monti al fondo.









En los últimos  volvemos a ver a nuestras incondicionales en varios puntos y ya con la bandera, tomamos el camino hacia la meta con la idea de rebajar la marca de las 6 horas, aunque es inevitable no pararse a para hacerse alguna foto más.









Tras un último esfuerzo cruzamos la línea de meta con la mirada perdida en el Coliseo en un tiempo de 5h57´ ¡Objetivo Cumplido!



De esta Maratón me quedo con el recuerdo de haber disfrutado corriendo por las calles más bonitas que nunca hubiese soñado, también es de agradecer el respeto con el que se trata al corredor desde el primero hasta el último, como demuestra el hecho de que había globos de referencia hasta las 7h30´, los avituallamientos completos desde el primero hasta el último y la foto de la organización con los últimos clasificados.




En lado negativo se queda que debido a los esfuerzos de la organización para garantizar la seguridad de los participantes y mantener el recorrido libre de los miles de turistas que visitan la ciudad, complicaba mucho la movilidad de los acompañantes  y del público en general a lo largo del recorrido, con lo cual la salida, la meta y gran parte del recorrido no había público animando.




Último paseo por Roma y el lunes viaje de regreso. 





Ahora nos toca pensar en la próxima.



Miguel